Los Trabajadores Autónomos son Trabajadores: por qué los creativas autónomas deben defender la ley “PRO”

Megan R., copresidenta de Southwest Louisiana DSA y trabajadora autónoma de muchos años hizo los siguientes comentarios en un seminario web de DSA sobre la ley “PRO” para corregir los conceptos erróneos de muchos trabajadores autónomos y para hablar de la necesidad de solidaridad de y solidaridad con los otros trabajadores autónomos en la lucha para derechos laborales.


Megan R. hablando sobre la convocatoria de lanzamiento de la Campaña Nacional DSA PRO Act.
Crédito de video: @banditelli

Mi nombre es Megan Romer, soy copresidenta de Southwest Louisiana DSA y he sido trabajadora autónoma o lo que llamamos “autónomos permanentes” durante más de una década.

Estoy aquí hoy como representante del grupo de los Autónomos de la DSA para la Ley PRO para disipar algunos mitos sobre la Ley PRO y hablar sobre cómo afectará a los autónomos como yo.

No quiero ser acusadora y decir que hay muchos argumentos de mala fe flotando, pero creo que hay algunos argumentos de mala fe flotando. Creo que también hay mucha gente preocupada. Somos socialistas, ¿verdad? Sabemos que la gente se preocupa mucho cuando sus condiciones materiales están amenazadas. Y la gente está preocupada, porque da mucho miedo tener sus condiciones materiales bajo amenaza en este momento, en 2021. Las emociones están en aumento y la desinformación está volando.

Pues, la mayor parte de información errónea que está circulando es sobre algo llamado prueba ABC. Esta es una prueba básica que se utiliza para determinar si alguien es o debe ser considerado un empleado, en comparación con si está clasificado como un contratista independiente.

Como Blanca explicó anteriormente, la clasificación errónea de los empleados es un problema MASIVO en varias industrias. Estamos hablando de MILLONES de trabajadores mal clasificados en la construcción, hoteles, servicio de alimentos, camiones, procesamiento de carne, etc., que no pueden obtener los beneficios del empleo porque sus empleadores simplemente preferirían … que no.

Ahora, la prueba ABC fue parte de un proyecto de ley de California llamado AB-5, que cambió las cosas para muchos autónomos en el estado de California, principalmente porque las empresas que utilizan autónomos querían evitar contratar personas como empleados, ¿verdad? En su lugar, podrían contratar autónomos de cualquier otro estado. (¡Por eso es tan importante que se hagan cosas como esta a nivel nacional!). Esto afectó a algunas personas. También ayudó a mucha más gente a conseguir un empleo más estable. Sin embargo, esa prueba se aplicó de manera más amplia a todas las categorías de empleo: salario mínimo, horas extraordinarias, beneficios, etc.

La Ley PRO utiliza la misma prueba ABC para determinar el estado del empleado, pero SOLO se aplica al reconocimiento de un trabajador como empleado bajo la NLRA (la Ley Nacional de Relaciones Laborales). Eso es todo. Entonces, todo lo que eso significa es que, por ejemplo, si un sitio web tuviera algunos redactores en plantilla y algunos redactores autónomos, los autónomos podrían, en las condiciones adecuadas, poder sindicalizarse junto con el personal.

Esto es genial. Todo trabajador merece un sindicato y los trabajadores autónomos son trabajadores. Y somos trabajadores con muy pocas protecciones. Muchas personas en línea le dirán que les encanta trabajar independientemente y ser su propio jefe, pero les garantizo que por cada trabajador independiente que se regodea en línea sobre su condición de propietario de una pequeña empresa, hay innumerables personas que luchan por pagar la atención médica o que se dedican a trabajar por cuenta propia debido a los costos del cuidado de los niños o que solo trabajan como autónomo porque no hay otro trabajo que hacer, especialmente porque hemos visto lo que ha estado sucediendo en las salas de redacción (especialmente las que no están sindicalizadas), y mucha gente trabaja como autónomo a tiempo parcial porque su trabajo regular no paga lo suficientemente bien. También ve que este trabajo lo realizan de manera desproporcionada las mujeres, especialmente las mujeres con niños que necesitan esa flexibilidad o que no pueden pagar el cuidado de los niños, y las personas con discapacidades, que tienen dificultades para encontrar entornos de oficina verdaderamente accesibles para trabajar.

Nada de eso es una acusación de la Ley PRO, es una acusación de todo el sistema explotador, violento y podrido del capitalismo que no brinda atención médica, cuidado de niños, accesibilidad para personas con discapacidades, un salario digno, licencia por enfermedad, licencia por maternidad, etcétera. ¿Pero sabes cómo cambiamos eso? Con solidaridad.

Nada de eso es una acusación de la Ley PRO, es una acusación de todo el sistema explotador, violento y podrido del capitalismo que no brinda atención médica, cuidado de niños, accesibilidad para personas con discapacidades, un salario digno, licencia por enfermedad, licencia por maternidad, etcétera. ¿Pero sabes cómo cambiamos eso? Con solidaridad. Un movimiento de masas. Sindicatos militantes. Unirnos como clase trabajadora y exigirlo.

Y, honestamente, odio centrarme en mí y en las personas que están en el mismo campo porque realmente somos una porción muy pequeña de trabajadores mal clasificados en general, pero tenemos una influencia desproporcionada y estamos tomando mucho aire en la sala con información falsa. Pero incluso para aquellos de nosotros que hemos construido carreras estables, nos incumbe absolutamente como trabajadores en la lucha reconocer que debemos ser solidarios con todas las personas que NO tienen esa estabilidad. Porque somos los miles y ellos son los millones. Esto no nos afectará sustancialmente, a menos que queramos sindicalizarnos (lo cual deberíamos), pero los afectará absolutamente a ellos.

Y en cuanto a mí, personalmente, me estoy organizando en el suroeste de Louisiana, justo en el corazón de la industria petrolera y en la primera línea de los desastres que ha causado. Paso mi tiempo tratando de convencer a los trabajadores de los campos petroleros de que, sí, el Green New Deal se ocupará de ustedes, porque nos solidarizaremos como compañeros de trabajo y nos aseguraremos de que se les ofrezca una transición horizontal a un trabajo similar, una transición justa, y que su futuro como alguien que trabaja para mantener a su familia es seguro. No puedo decir eso de buena fe si no puedo confiar en que mis compañeros de trabajo estén dispuestos a arriesgarme por mí, o si yo no estoy dispuesto a ser solidaria.

Solidaridad, ¡transmítelo!